Podium en el Gran Premio de Italia

April 21, 2011

Vuelta a Génova patrocinada por la bella Elo, que nos consigue unos billetes free para volar a Milán, desde donde cogemos dos trenes para llegar a la ciudad desde donde saldrá la regata. Nos inscribimos con el nombre de Life Italia (http://www.lifeeyewear.com) que me apoya en esta ocasión a financiar la participación en la prueba.

Los días previos a la salida pasan bien. Pasamos todos los controles de seguridad, terminamos de tunear pequeños detalles y reparar un par de tonterías. Me encuentro muy preparado después de los entrenamientos de invierno en Barcelona, el Campeonato de España y todo lo que he trabajado en el barco, pero en mi fondo un sentimiento de nervios contenidos se va haciendo fuerte y aunque intento no pensar en ello es inevitable.

Esta es la última prueba que tengo que completar para clasificarme para la Mini Transat. Con estas 540 millas y las que conseguí al finalizar la Mini Barcelona y la Pornichet Sélect el año pasado, junto a las Calif de Mil Millas que hice en octubre ya cumplo los requisitos de la clase. Los que me siguen desde hace tiempo saben bien que ha sido un camino muy complicado a todos los niveles. También llega el momento en el que me empiezo a sentir con experiencia y conocimientos del barco para poder hacer una regata y hacer un buen puesto.

19 barcos de serie y 10 prototipos daban colorido a una salida con buen viento en la bahía de Génova. Una salida, por cierto, que para nosotros fue triste y desastrosa. Salimos por el lado que queríamos, pegados al comité, pero en tercera fila con muchos barcos encima. Tuvimos que virar nada más salir esquivando al Soitec y luego nos pasamos de layline hacia la boya de desmarque. Todo esto mientras Willy, que aún no tenía muy controlada la maniobra del barco, se hacía la picha un lío intentando montar el spi. Mi cabreo y mis indicaciones a grito pelado no ayudaban demasiado a mejorar la situación, pero por suerte esta primera ceñida no tenía más de media milla y en poco tiempo ya estmos con el spi grande arriba y en popa a toda velocidad con una ventolina de algo más de diez nudos de viento rumbo a Capraia, el primer punto de paso de la regata.

GPI 2011

La tarde transcurre bastante bien, pasamos muchos barcos mientras el viento sopla con esa intensidad, y más tarde cuando baja, ampliamos nuestra ventaja ligeramente. En el primer parte de posiciones de las 7 de la tarde, el grupo de cabeza está a tres millas por delante y tenemos a la vista al TipTop Beziers-Mediteranee, que tras haber ganado la primera regata de la temporada en Italia y con un palmarés impecable el año pasado, era nuestro primer objetivo y referencia. Conseguimos pasarle durante la noche, el barco vuela, somos muy rápidos.

Los días antes de la salida hemos mirado partes, evolución meteorológica y posibilidades de routing para tener una estrategia durante los primeros días y saber hacia dónde es mejor ir. El problema es que la salida de Génova ha sido mucho más rápida de lo que calculamos con el routing y además, no se está cumpliendo ninguno de los partes que hemos consultado, lo cual tampoco es de extrañar porque estamos pasando de una baja a una alta presión y hasta que se entable la estabilidad las isobaras están bastante despistadas por esta zona. Aún así, vamos navegando al role e intentando anticiparnos lo máximo posible al tiempo. Nos está yendo bien hasta que a la llegada a Capraia, el viento se empieza a ir hacia el este, tanto que nos toca hacer las últimas millas ciñendo y virando para llegar a la isla, mientras que el grupo que teníamos detrás a casi seis millas, llega a rumbo navegando de reaching muy rápido y nos adelantan.

GPI 2011

Dejamos la Isla de Capraia a estribor a las cinco de la mañana con una luna llena increíble y 20 nudos de viento que nos llevarán volando de popa hacia Cerdeña. Ha sido uno de los mejores amaneceres de mi vida, planeando a más de 12 nudos en medio del Mediterráneo. Decidimos hacer caso a la opción del routing de ir hacia el este hasta que el viento role hacia el norte y nos funciona bastante bien. Después, viendo el tracking, compruebo que hemos navegado bastante más orzados que el resto de la flota, y mucho más rápidos. Creo que es la forma de navegar el barco, hay que sacarlo al planeo y entonces caer lo máximo posible mientras surfeas. De todas formas las posiciones se mantuvieron bastante en este tramo ya que con viento fuerte a favor todo el mundo va muy rápido.

Llegamos a La Caletta, en la costa este de Cerdeña, y ponemos rumbo a la Isla de Giannutri. Me trae buenos recuerdos de otoño cuando hice la Calif, ya que este es el punto más al este del recorrido de mil millas y aún lo tengo fresco en la memoria. El viento ha rolado de norte a sur por una pequeña depresión que sube desde África, con lo que tenemos una se esas afortunadas y extrañísimas situaciones en las que navegas con viento a favor a la ida y a la vuelta. Normalmente suele suceder justo lo contrario. Esta segunda noche navegando nos la planteamos exactamente igual que la primera. La filosofía que llevamos Willy y yo a bordo es "SIEMPRE A TOPE" y nos mantenemos activos y motivados aunque no hemos dormido más de cinco horas cada uno en los primeros dos días de regata. El viento es suave y hay que estar fino para llevar el barco rápido. Nuestro esfuerzo se ve recompensado cuando reconocemos a los barcos que tenemos a nuestro alrededor al amanecer en el estrecho de Piombino, en la isla de Elba. Intermática, Umpa Lumpa, Penélope… ya estamos en la cabeza de la flota. En la web de la regata hablan de nosotros "Umpa Lumpa difende la terza posizione da un gruppetto di inseguitori, nella notte ottima progressione di Life Italia.".

Comienza la vuelta a Génova, la zona más complicada porque ya nuestros partes meteorológicos se han quedado un poco desactualizados y como suelen decir los señores del tiempo en la tele "la situación atmosférica es aún bastante inestable". Ceñimos con muy buena velocidad y nos mantenemos en la cabeza de grupo a pesar del viento flojo que nos obliga a usar a ratos el genaker para aprovechar al máximo la mínima racha de aire en movimiento. El routing original nos enviaba hacia tierra y todos los partes que habíamos visto daban unas calmas bastante feas subiendo hacia el Golfo de Génova, pero al atardecer, tras coger un par de roles y navegar el barco en condiciones muy difíciles de viento ligero y cambiante, nos encontramos con un viento de buena intensidad que favorece dirigirse hacia el oeste. Los demás barcos son conservadores y todo el mundo pone proa hacia tierra buscando estar en una posición más segura por la mañana, pero nosotros arriesgamos y seguimos el role a favor. La previsión es de un gran cambio de dirección del viento hacia componente este, con lo que no me disgusta ser el barco de más a la izquierda del campo de regatas para poder llegar hacia Génova con un rumbo más cerrado y rápido. Navegamos toda la noche de calma en calma con la incertidumbre de si todo el mundo estará parado como nosotros o si por el contrario por tierra tienen algo de viento y nosotros la hemos liado yéndonos a buscar pulpos a la isla de Gorgona. Al amanecer empiezan a reconocerse velas en el horizonte y se confirma que nuestra estrategia ha tenido éxito. Estamos en cabeza de los series  y seguimos acertando roles y cambios de vela rumbo a la llegada. El barco se ha portado genial, todo ha funcionado a la perfección, hemos llevado el barco muy rápido. Era la primera vez que Willy se montaba en un Mini pero se notan sus manos de vela ligera y en sus guardias hemos ido siempre al máximo. Cuando las cosas salen mal en esta clase, se sufre mucho más que en cualquier otra que haya navegado, pero cuando salen bien… la satisfacción se multiplica por cien.

Gran Premio de Italia 2011

Cuando pensamos que el trabajo está hecho y que sólo nos queda cruzar la línea de meta y amarrar, nos encontramos con el que ya nos habían comentado terrible Golfo de Génova y sus encalmadas. A las dos y media de la tarde estamos a menos de 8 millas de la llegada, con cuatro días y tres noches a nuestras espaldas, y el viento se va. No hay nada. El mar es un espejo, hace sol y calor, y parece ser que esta es la única bahía del mundo que con estas condiciones no se digna a levantar una brisa térmica que nos ayude a llegar a puerto. Estamos tranquilos porque sólo tenemos alrededor a la vista al Intermática, estamos seguros de que poco a poco conseguiremos llegar. La situación se hace más tensa a lo largo del día, con velocidades que rara vez llegan a dos nudos. La distancia hacia la llegada parece no disminuir y es el momento de armarse de paciencia, inteligencia y concentración. Fácil de decir pero a las ocho de la noche tras todo el día currando para intentar andar un mínimo, la desesperación se asoma. No es justo que después de el regatón que hemos hecho se decida el resultado final en una lotería de rachas, roles y corrientes… No es justo, pero este deporte es así, y en esta ocasión la suerte ha influido en el resultado. El Intermática ha caminado pegado a costa todo el día haciendo pequeñas viradas y ha conseguido cruzar la línea de llegada. Nosotros ya estamos casi ahí hace horas pero no lo conseguimos aún. Estando a menos de una milla de la llegada, totalmente encalmados, flotando en una bañera, el Umpa Lumpa se acerca desde la oscuridad por nuestra popa a velocidad ridícula, pero suficiente para ponerse a nuestro costado. Comenzamos una lucha de orzadas y aceleraciones en las pequeñas rachas y cruzamos la línea de meta juntos, pero su proa está un metro más cerca de la línea, con lo cual le cedo deportivamente el segundo puesto. Ha sido una regata complicada y larga, y han luchado igual que nosotros, y ciertamente, tras cruzar la línea así, no hay diferencia entre llevarse a casa un pedazo de hojalata con un 2 o un 3. La experiencia y la sensación de victoria es inmensa, tanto que sinceramente aún no la he comenzado a disfrutar. No lo asimilo. Hemos demostrado que estamos entre los mejores y ¡¡¡YA ESTOY CLASIFICADO PARA LA MINI TRANSAT!!!. No puedo seguir escribiendo más a partir de aquí hasta dentro de unos días, ahora toca descansar, preparar la vuelta a casa y disfrutar de este grandísimo triunfo.

Tengo mucha gente que recordar y agradecer y algún día no me quedará otra que uno por uno nombrarlos y demostrar a cada uno de corazón lo que habéis hecho por mí y este sueño. De todas formas, por ser este mi primer gran triunfo, doble por la posición obtenida y por la clasificación para la Transat, tengo que dedicarlo a quien más se lo merece. GRACIAS Jaime y Amanda… creo que no necesitáis que os diga nada más.

Go Back

qué grande eres madden. felicitaciones de 24k

Por fín!!, recompensa a un trabajo constante y mucha ilusión. Una gran regata. Felicidades!!



Comment