La Petrolera 2010

Desde el jueves pasado no he parado de navegar. Empecé el día terminando de ajustar la pala nueva del timón, que dio algunos problemas pero finalmente conseguimos instalar correctamente. A las cinco y cuarto de la tarde estaba el barco en el agua y a las cinco y media estaba saliendo por el puente del Maremagnum rumbo al Club Náutico de Garraf.

Es mi segunda edición de la Petrolera, una de las regatas de solitarios y a dos más conocidas del mediterráneo. El año pasado la hice en el Solete (Grand Soleil 45) a dos junto con Tete (en su DNI pone Alejandro Alacid). Este año la he hecho en solitario en el Samsara G-SHOCK.

El recorrido de la regata es de 80 millas desde la costa de Garraf hasta la plataforma perolífera Casablanca y vuelta. Este año el viento no ha acompañado y ha sido bastante duro.

Mi táctica estaba clara, iría hacia mar buscando un poco más de viento. El problema que tuve inicialmente fue que, aunque la intensidad era buena, unos 8-9 nudos de aparente durante toda la noche, la dirección era SW. Es decir, totalmente de ceñida, un rumbo en el que los minis sufrimos bastante. El barco navega muy bien, pero es lento, superando a duras penas los 4.5 - 5 nudos de velocidad, mientras que los barcos de eslora un poco superior van uno o dos nudos más rápido en estas condiciones.

A las 10 de la noche era la primera ronda de llamadas de seguridad. Cada barco ha de llamar al siguiente en la lista de inscritos, pasándose su posición. Me sorprendió ver que, aunque iba un poco más caído que el resto de la flota, estaba con el grupo y no se habían separado demasiado. Mi táctica de ir hacia mar parecía estar dando resultado. Algunos de los barcos de la flota estaban haciendo bordos, o simplemente por haber ido más orzados las primeras horas no estaban navegando con tanto viento como yo.

SHOCK TOTAL!!!

La noche pasó muy bien, sin parar de navegar, cuando llegué a la latitud de la petrolera decidí virar, preveyendo que el viento podría cambiar de dirección un poco a mi favor y no quería pasarme de largo y hacer más millas de las necesarias. Otra vez mi táctica parecía buena, aunque iba un poco más lento en este bordo que en el anterior, la dirección era buena y el viento iba bajando un poco de intensidad pero me permitía seguir haciendo mis 4.5 nudos de velocidad de media.

La niebla no permitía ver a más de una milla y media cuando salió el sol, pero en la penumbra del amanecer podía distinguir claramente las luces naranjas de la petrolera. Se empezaba a oír la llamada por radio de los primeros barcos que iban girándola, y yo tan solo estaba a 6 millas de la plataforma a las siete menos veinte de la mañana. Si el viento se mantenía un poco, en las 40 millas de vuelta con rumbos abiertos me beneficiaría mucho ser el barco más ligero y con más vela.

Pero entonces empezó mi drama. Salió el sol y desapareció el viento. Pequeñas rachas cada una de un sitio diferente me ayudaban a avanzar muy poco a poco, apenas a dos nudos de velocidad, pero no duraban demasiado. Y había un factor que no esperaba que jugaba en mi contra, una corriente muy fuerte que me alejaba de la plataforma. La clave de la regata era llegar a ella antes de la encalmada, y no lo había logrado por 5 míseras millas. Conseguí girar la plataforma tras ni más ni menos que 6 horas de interminables bordos, cambios de vela entre génova y código cero para intentar aprovechar las pequeñas rachas. Viendo la plataforma al lado, con sensación de velocidad, pero sin que la distancia se acortara apenas por la fuerte corriente en contra. Un poco después de las 12 de la mañana conseguía girarla y poner rumbo hacia la llegada. El viento era muy ligero pero la corriente esta vez me ayudaba a avanzar. Tuve un momento bastante gracioso al hacer mi llamada por radio al Pasión 4, el barco que había girado antes que yo casi una hora antes. "Pasión 4, Pasión 4, Pasión 4 aquí G-SHOCK. Después de haber batido todos mis récords personales de la milla más lenta de la historia, he girado la plataforma" - Respuesta: "Hombre! Me alegra ver que hay alguien en la flota con más moral que yo!! Cómo me has dicho que era el nombre de tu barco?" - "Soy el G-SHOCK" - Respuesta: "Sí, sí… ha sido de SHOCK TOTAL… menudo correntón, qué locura para dar la vuelta". La verdad es que navegando en solitario, pequeñas conversaciones así con comentarios tan graciosos te arrancan una sonrisa y le quitan un poco de peso a la situación.

El viento subió a 7-8 nudos de intensidad y estaba haciendo buena velocidad casi a rumbo directo con el espí grande. Aproveché para descansar un poco en cabezaditas de 15 minutos controlando siempre la velocidad del barco. El resto de la flota estaba bastante más adelante, sería difícil alcanzarles pero aún quedaban muchas millas por la proa.

Sobre las 6 de la tarde, 24 horas después de la salida, tuve un momento bastante surrealista, con una bandada de palomas atacándome literalmente. ¡¡Daban una vuelta al barco y chocaban contra mi espí intentando posarse encima!! En mi cabeza una pregunta: ¿habrá un pájaro más tonto que la paloma? Durante más de dos horas ahí estuvieron molestando.

Siguiente momento difícil de la regata… siguiente encalmada. A 10 millas de la llegada, otra vez el viento volvía a bajar y cambiar de dirección. Otra vez innumerables cambios de vela de espí a código cero y génova, dependiendo de la intensidad y dirección de la racha de cada momento. Aún así iba muy lento y mi tiempo límite para llegar eran las 12 de la noche. 

A las once y media estaba a cuatro millas y media de la llegada, pero con un viento muy ligero que sólo me permitía hacer dos nudos de velocidad media. El comité me llamó un poco más tarde para avisarme de que se me acababa el tiempo límite para llegar y que si quería podía poner motor… lo cual hubiera sido una opción estupenda si hubiera tenido gasolina para ello, pero el fueraborda del barco sólo tiene una autonomía de unas dos millas, ya que lo uso para entrar y salir de puerto y poco más.. o sea que con paciencia y pasito a pasito conseguí llegar a Garraf y amarrar a la una menos cuarto de la mañana, 30 horas después de haber salido.

El resumen de la regata: Contento por la táctica, una lástima que las condiciones meteorológicas no hayan sido las ideales para mi barco. Volveré a repetirla el año que viene si todo va bien, y pondré velitas a la Virgen de la Candelaria para que me mande una buena levantera… a ver quién llega primero entonces!! :) Aunque el objetivo de llegar primero en tiempo real no se ha cumplido, ya que llegué el último destacado y fuera del tiempo límite, doy el entrenamiento por válido. 30 horas navegando en solitario, acabando muy bien físicamente, con cansancio y agujetas por el trabajo a bordo, pero con el tema del descanso, navegación y comida bastante bien controlado. Estoy muy motivado y muriéndome de ganas de estar en Francia dentro de unas semanas compitiendo contra otros Minis en regatas de más millas!!!! 

Por último quiero agradecer el interés del náutico de Garraf en la clase Mini, por dejarnos participar y haberme dejado claro que quieren apoyar la clase y abrir sus regatas de solitarios y a dos para nosotros. Espero que en la próxima edición seamos más en la salida y podamos competir en clase propia. Además, otra vez un 10 en organización, es una regata con un ambiente genial y una atención excelente. En tres palabras: ASÍ DA GUSTO.

Otra de las cosas buenas que me llevo es el excelente ambiente entre navegantes. Con los que ya he coincidido en alguna otra regata antes y también la gente nueva que he conocido. ¡Nos veremos pronto en otra línea de salida! :)

Go Back



Comment