En camino

Estoy reventado de cansancio, pero ya sabía que iba a ser así. Quizá sea una buena señal de conocimiento del cuerpo y la mente de uno mismo. La sensación es de que un camión te ha pasado por encima y los ojos se te cierran constantemente por no haber parado, ni de pensar ni de moverte un instante, desde las 7 de la mañana hasta las tantas de la madrugada los últimos tres días.

El domingo pasado por la noche llegué a Barcelona. Tenía pensado llegar más tarde, pero por suerte he podido estar aquí tres días antes de cargar el barco en el camión, para montar los timones y controlar algunos detalles. Lo más gordo está hecho, los trabajos que más me preocupaban se han acabado a tiempo. Aún así todavía calculo 7 u 8 días de trabajo exclusivo en el barco montando, ordenando, limpiando… Mañana jueves por la noche salgo hacia La Rochelle para estar allí el viernes, descargar el barco y continuar currando sin horario hasta que esté todo listo y pueda salir al agua a navegar y terminar de poner todo a punto.

Aún tengo que organizar los trabajos y el mantenimiento del barco grande que me esperará en Barcelona, y debo cerrar todo y concentrarme en la preparación y la regata. Las listas de cosas pendientes van creciendo, por cada cosa que tacho apunto tres más. Esta mañana en el náutico Willy García se despedía de mi deseándome "que vaya bien", y le he respondido bien seguro "irá bien". Todo el trabajo de estos años tiene que notarse ahora. El problema es que soy un perfeccionista y hasta que no considere que está todo listo sé que estaré agobiado.

Espero subir fotos del ambiente en Francia y teneros más actualizados estos días previos a la salida, que seguro estarán llenos de novedades interesantes. 25 días para la salida.

Go Back



Comment